Análisis del nuevo organigrama de Policía Municipal

Descarga el documento en PDF haciendo clic aquí

Hace más de dos meses se presentó a bombo y platillo el nuevo organigrama del Cuerpo de Policía Municipal del Ayuntamiento de Madrid, del que se desconoce cómo se ha gestado, quiénes han intervenido en su elaboración, qué parámetros se han tenido en cuenta y qué necesidades pretende satisfacer. Los organigramas son la expresión gráfica de una estructura, y hablar de organigramas, es hablar de personas, calidad y servicio público. Sin embargo, un simple vistazo al nuevo organigrama del Cuerpo de Policía Municipal pone de manifiesto que no se puede dotar a este Cuerpo de una estructura más desordenada y menos eficaz y eficiente:

Nuevo organigrama de Policía Municipal de Madrid
Nuevo organigrama de Policía Municipal de Madrid

En un primer momento y antes de entrar en consideraciones más especificas surge una pregunta ¿Dónde está la organización piramidal, jerarquizada ….de la que tanto se viene hablando últimamente? Aquí vemos un cúmulo de gestores, secretarías, gabinetes, por no decir “chiringuitos” de los que dependen unos y otros departamentos más o menos “importantes” en función de no se sabe qué intereses.

La Jefatura de la Policía Municipal, cada vez “más abajo” en el organigrama del Área de Gobierno de Seguridad y Emergencias, aparece ahora ya completamente diluida y limitada a unas competencias que en la práctica son ficticias y vienen dirigidas desde grupos y gestores ajenos completamente al Cuerpo de Policía. El propio Delegado de Seguridad lo tiene claro “ahora ya somos todos lo mismo”, ¿qué habrá querido decir con esto? ¿Que los “aprendices de gestores” ya son casi Policías Municipales? o mejor ¿mandos en la práctica pero sin uniforme?

Mientras los uniformados siguen haciéndose ilusiones sobre la Jefatura Única del Cuerpo, su carácter jerárquico y civil, ellos “los grandes gestores y asesores que han venido a salvarnos” se ríen abiertamente lanzando un organigrama que lo que hace es dar más competeanncias a subdirectores, jefes de servicio, jefes de departamentos, asesores, colaboradores….que a los propios miembros del Cuerpo en cuestiones tan importantes como Asuntos Internos o Formación del Cuerpo de Policía Municipal. 

A modo de ejemplo, en la flamante Dirección General de la Policía Municipal existen CINCO SERVICIOS, cuatro de ellos de nueva creación

  • Dependientes de la Subdirección General de Recursos Humanos:
    • Servicio de Régimen Jurídico y Disciplinario de Personal (nueva creación).
    • Servicio de Régimen Económico y Gestión de Personal.
  • Dependientes de la Subdirección General de Informática, Comunicaciones y Nuevas Tecnologías:
    • Servicio de Sistemas Electrónicos de Seguridad (nueva creación).
    • Servicio de Sistemas de Información (nueva creación).
  • Dependiendo directamente del Director General de la Policía Municipal:
    • Servicio de Calidad y Evaluación.

Por si todo esto no fuera poco, en el Centro de Formación de Seguridad y Emergencias (CIFSE) se crea una nueva plaza de Adjunto a Departamento (nivel 26) en el Departamento de Estudios y Análisis, Departamento que ya contaba con una Adjuntía. Además, esta plaza de nueva creación está singularizada, es decir, cuenta con un complemento específico más alto que el habitual para el nivel 26. Y, además, esta plaza, configurada como de Libre Designación, se crea abierta a otras Administraciones Públicas, excepcionando así, una vez más, los criterios de eficiencia organizativa y de recursos humanos que se vienen aplicando por esta Corporación para la reducción de costes de personal. ¿Y a qué responde todo esto: creación de una nueva plaza, su singularización, apertura a otras Administraciones Públicas excepcionando los criterios de reducción de costes en materia de personal tan rígidamente aplicados en otros casos? La respuesta es clara, esta plaza ha sido creada expresamente para colocar a un comandante del Ejército cuyo nombramiento fue publicado en el Boletín Oficial del Ayuntamiento de Madrid de 8 de octubre de 2014.

Además, se mantiene para el Vocal Asesor perteneciente a la Oficina de Actos en Vía Publica un complemento específico de 70.511,16 euros, frente al de   41.673,38 euros del Inspector Jefe de Policía Municipal y al de 40.796,14 euros que corresponde a un Jefe de Inspección que puede tener a su cargo a más de 1000 efectivos de plantilla (estos datos figuran en la relación de puestos de trabajo publicada en la intranet municipal y fechada a 30 de abril de 2014) ¿Cómo puede ser posible esta sinrazón retributiva? Nadie da una explicación, todo es oscurantismo al respecto.

 

Veamos la “verticalidad” de este Organigrama:

Del Delegado del Área de Gobierno de Seguridad y Emergencia no depende, como debiera ser, la Jefatura de Policía Municipal, sino que de dicho Delegado depende jerárquicamente el Coordinador General de Seguridad y Emergencia, de éste el Director General de la Policía Municipal y, finalmente, de éste la Jefatura de Policía Municipal, con el mismo nivel jerárquico que las Subdirecciones de Recursos Humanos, de Informática, Telecomunicaciones y Nuevas Tecnologías y la Económico-Administrativa.

Pero no sólo eso, sino que dependiendo directamente del Coordinador figuran tres unidades administrativas entre las que destaca la “División de Relaciones Internacionales” que más que pretender potenciar estas relaciones, parece haber sido creada como retiro forzoso para el anterior Inspector Jefe.

 Si por Ley el Alcalde ejerce la Jefatura de la Policía Municipal y ésta la ostenta por delegación el Inspector Jefe del Cuerpo ¿cuántas delegaciones de este cometido se han hecho? Y, si al Inspector Jefe no se le permite dirigir y organizar el Cuerpo porque eso ya es competencia del Director General ¿qué es lo que va a hacer el Inspector Jefe del Cuerpo? Pues tendrá que limitarse a despachar con sus Mandos inmediatos sobre este o aquel servicio y hacerlo como buenamente pueda. Y cuando se dice como buenamente pueda es en sentido literal porque no va a poder intervenir en ningún aspecto ajeno al puramente operativo: ni en formación, ni en relaciones de puestos de trabajo, ni en necesidades de servicios, ni en selecciones de personal, etc.

Días antes de que llegara el nuevo Inspector Jefe, procedente de Pozuelo, ya le pusieron sobre la mesa este precipitado organigrama y reestructuración (la tercera en tres años). Ni siquiera han tenido la deferencia de dejarle aterrizar para al menos hacer que parezca que ha intervenido en algo. Ya hacen lo que les parece oportuno sin esconderse.

¿Como es posible que haya dependencias con categoría de Inspector como un Consejo Asesor dependiente directamente del Director? ¿Un Gabinete Técnico con rango de Inspección y una División de Seguridad Patrimonial con rango de Inspector dependientes igualmente del Director? ¿Dónde queda el Inspector Jefe y lo que representa su figura? ¿Qué significado tiene tanto Gabinete Técnico y Consejo Asesor? ¿Retiros forzosos o Jefatura paralela y encubierta?

Pero hay mas, sigamos viendo el organigrama. Encontramos una División de Asuntos Internos con rango de Inspector, pero….sorpresa!! no depende del Inspector Jefe como sería lo lógico ¡no!, depende de la Subdirección General de Recursos Humanos que, por supuesto, nada tiene que ver con la Policía Municipal, y de la que también depende la Escuela de Policía Municipal con rango de Subinspector. Es decir, al Inspector Jefe le van quitando estructura jerárquica, ya no dependen de él unidades tan importantes y tan relacionadas con la función policial como Asuntos Internos o la Escuela de Policía Municipal, sino que dependen de personal no policial. Por tanto, los efectivos adscritos a estas unidades ¿a quien deben obedecer? No se sabe muy bien porque en la práctica los que les dan las órdenes son personal no uniformado y perteneciente a una escala jerárquica distinta e independiente a la encabezada por el Inspector Jefe.

Bueno, pues con tanto Inspector y Subinspector diluidos en la macroestructura de gestión creada para colocar amigos y amiguetes, del Inspector Jefe hacen depender directamente en el organigrama una “cosa nueva” llamada Compañía de Tráfico y Seguridad Vial con rango de Subinspector y sin ningún Inspector por encima después del caos jerárquico creado, una incongruencia más da lo mismo ). Rancio el nombre donde los haya, bueno ya lo han dicho de principios del XX es la cosa. ¡¡Que tiempos aquellos cuando nos llamábamos Unidad de Servicios Especiales, o Unidad Especial de Tráfico!!

En fin, da mucha pena todo y lo peor es que los problemas que tiene este Cuerpo están aparcados porque lo único que les importa son las sillas, cuántas, a cuántos les toca, que intereses les mueven a los políticos a los que ya el tiempo apremia a escasos meses de las elecciones y con pronósticos más que desfavorables y cómo conseguir hacer del Cuerpo de la Policía Municipal un garito donde colocar y descolocar a quien les incomode…pero eso sí, con mucha prisa todo. El resto ya se verá………….

Y, como en otras tantas cuestiones, queda una pregunta en el aire ¿desde cuando se ha olvidado que el fin de toda Administración Pública y de la estructura en que se apoya es servir con objetividad a los intereses generales, conseguir una Administración más eficaz y eficiente, prestar un servicio que satisfaga plenamente a los ciudadanos?

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑